entrega software hombre maquina 6

Niños con discapacidad intelectual mejoran sus habilidades de la mano de la tecnología

Estudiantes de Ingeniería Civil Informática de la U. Católica del Maule crearon una plataforma integral de aprendizaje que fue donada al Colegio Enseña de Talca.

Con éxito superó el testeo final en terreno la Plataforma Integral de Aprendizaje -PIA- desarrollada por estudiantes de la Escuela de Ingeniería Civil Informática de la Universidad Católica del Maule, desarrollo tecnológico que permitirá la mejora de habilidades comunicativas y de tolerancia a la frustración de niños con discapacidad intelectual.

El PIA fue desarrollado en la asignatura “Comunicación Hombre Máquina”, y fue entregado al Colegio Especial de Discapacidades Múltiples Enseña de Talca, e instalado en los computadores y equipos móviles del establecimiento a disposición de sus alumnos.

Marcela Salas, directora del Colegio Enseña, destacó sobre el proyecto que “sin duda es un aporte, los estudiantes benefician a un grupo de alumnos que muchas veces se ven alejados de los recursos y apoyos, y por otro lado, es un beneficio para los universitarios que se puedan involucrar con este tipo de alumnos en una línea de inclusión”.

La colaboración de los ingenieros de la UCM en formación partió el 2014, año en que se desarrolló una primera y exitosa experiencia dirigida a niños de espectro autista.

Sobre los resultados obtenidos, la directora indicó que “son claramente mejoras en los aprendizajes de los alumnos. El proyecto actual está aún en proceso de aplicación, por lo que esperamos que mejoren las habilidades sociales para lo cual fue creado. Ambos proyectos serán, sin duda, un aporte y valoramos el trabajo que podremos desarrollar”.

María Frías, psicóloga del establecimiento, comentó que este nuevo foco de interés está dado porque “como colegio no solo nos preocupamos de la parte cognitiva, sino que también de las habilidades sociales para el mundo exterior. Nos reímos mucho durante el desarrollo del proyecto, fue un desafío y fuimos aprendiendo. Fue una experiencia importante porque es un mundo que los ingenieros no conocen y se dan cuenta de los detalles que marcan la diferencia”.

“Nuestro interés es que en base a situaciones prácticas nuestros alumnos trabajen las asignaturas teóricas, y así salgan mejor preparados para el ambiente laboral”, puntualizó el académico de la asignatura, Carlos Castro.

Finalmente, Marcela Salas, llamó a los universitarios a asumir proyectos de inclusión en atención de los niños llamados reto múltiple, expresando que “existe mucho campo y trabajo para niños como los que atendemos, por lo que invitamos a alumnos de todas las carreras para acercarse y abordar temáticas de inclusión que sumen un aporte social, eso tiene otro valor agregado a la labor de las universidades”.