Algunos consejos para elegir mejor dónde estudiar

Algunos consejos para elegir mejor dónde estudiar

En el caso de pedagogía y medicina, la acreditación es obligatoria para poder contar con beneficios estatales.

Cuando se aproxima el proceso de rendición de la PSU, parece necesario comentar algunas ideas respecto de la decisión de estudiantes y sus padres sobre la institución ideal para cursar la educación superior. Ello acontece en un ambiente de creciente preocupación por la calidad de la formación de las universidades, pero donde más que información, muchas instituciones entregan  únicamente slogans e imágenes de marketing.

En primer lugar, es imprescindible solicitar en las universidades las mallas curriculares y el perfil de egreso de la carrera que se quiere estudiar. Esta información es pública y ayuda en el minuto de tomar decisiones que consideren, no sólo la formación profesional, sino también el desarrollo integral del estudiante. No me cabe duda que cuando tenemos mayor información sobre el programa, son también mayores las posibilidades de elegir adecuadamente la carrera y la casa de estudios. Por ejemplo, la duración de la carrera es un elemento a considerar, como también revisar las posibilidades de formación continua que ofrece la casa de estudios, todo ello es posible compararlo para optar correctamente.

Evidentemente, es necesario conocer el estado de acreditación de la carrera, pues siendo importante dicha certificación a nivel de la institución (hoy son muy pocas las universidades no acreditadas), es muy meritorio que la carrera esté acreditada, ello da fe pública de la calidad del programa de estudios. Cabe señalar que en el caso de pedagogía y medicina, la acreditación es obligatoria para poder contar con beneficios estatales.

Consultar antecedentes sobre la calidad y cantidad del cuerpo académico. Este es un atributo esencial de la formación universitaria y las instituciones deben también entregarlo cuando se les solicita. Un cuerpo académico numeroso y bien calificado (con grado de Magíster y/o Doctorado), promueve la docencia de alto nivel, la investigación y la vinculación con el medio profesional y disciplinar, ampliando desde el pregrado las capacidades y redes de las cuales dispone el alumno.

Es relevante considerar los convenios suscritos por la carrera, de modo de garantizar el adecuado desarrollo académico de prácticas o internados. En variados campos (salud, educación, entre otros), la sustentabilidad del proyecto se juega en gran parte por los acuerdos existentes para tales actividades curriculares, tan relevantes en términos profesionales.

En la medida de las posibilidades, el estudiante y su familia pueden recorrer (de forma física o virtual) las instalaciones, bibliotecas, laboratorios y el equipamiento con que cuenta la carrera. Es importante conocer la actualización de dichos insumos y los proyectos de desarrollo existentes.

Por último, informarse sobre las posibilidades de formación integral con que cuentan los estudiantes. Para ello, es conveniente consultar sobre la oferta de cursos electivos, actividades extracurriculares y de formación cultural, como también los espacios de encuentro,  recreación y actividad física.

Lo anterior, creo que es pertinente en un contexto de elevada masificación de la educación superior (en base a datos recientes del CNE) constituido por 193 instituciones, con sobre un millón de alumnos que estudian en 16 universidades estatales, 44 universidades privadas o derivadas, 45 institutos profesionales, 68 centros de formación técnica y 20 entidades de educación superior de las Fuerzas Armadas y de Orden y  Seguridad, con más de 17 mil programas distintos que van desde alternativas vocacionales y técnicas hasta el doctorado.

Creo que estos siete puntos pueden ayudar a conocer mejor las carreras y las universidades, para luego postular de manera informada. Cuando una universidad proporciona abundante información sobre las acciones que desarrolla y los recursos con que cuenta, demuestra una inherente vocación de calidad y transparencia.

 

Prof. Dr. © Marcelo Pinochet Ayala

Doctorante Sociología de la Educación Superior

Académico de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas

Universidad Católica del Maule